Bi-Fi: Una conexión inalámbrica biologíca

Bi-Fi

La existencia de computadoras trabajando con neuronas y comunicándose a través sinapsis puede estar a la vuelta de la esquina. Mediante el virus bacteriano M13, los bioingenieros de Stanford han creado un mecanismo biológico para enviar mensajes genéticos de célula a célula, que ellos denominan “Bi-Fi” algo así como “Internet biológica”.

La M13 es una empaquetadora de mensajes genéticos. Se reproduce dentro de su huésped, recopilando cadenas de ADN (las hebras que los ingenieros pueden controlar) y las envuelve una por una para enviarlas encapsuladas dentro de las proteínas producidas por la misma M13, capaz de infectar a otras células. Una vez dentro del nuevo huésped, liberan el empaquetado mensaje del ADN.

El sistema basado en el M13 es esencialmente un canal de comunicación. Actúa como una conexión de inalámbrica de Internet, que permite a las células enviar o recibir mensajes.

“Efectivamente, hemos separado el mensaje del canal. Ahora podemos enviar cualquier mensaje ADN que queramos a células específicas dentro de una comunidad microbiana compleja”, subrayó Mónica Ortiz, estudiante de doctorado en bioingeniería Ortiz, principal autor del estudio. “Las células, de forma natural, utilizan diversos mecanismos, incluyendo los químicos, para comunicarse, pero dichos mensajes pueden estar extremadamente limitados tanto por la complejidad como por el ancho de banda. Las señales químicas simples suelen ser el mensaje y el mensajero, dos funciones que no pueden ser separadas.

Las células diseñadas con M13 que están programadas para comunicarse de forma mucho más compleja, haciéndolas más poderosas que nunca. Los posibles mensajes sólo están limitados por lo que puede ser codificado en el ADN, y por lo tanto, puede incluir cualquier tipo de instrucción genética: comenzar a crecer, dejar de hacerlo, acercarse, producir insulina y así sucesivamente.

Los investigadores también han aumentado considerablemente la cantidad de datos que pueden transmitir en cualquier momento. La cadena más grande de ADN que haya empaquetado el M13 incluye más de 40.000 pares de bases. Los pares de bases, como 1s y 0s, en la codificación digital, son los bloques de construcción básicos de los datos genéticos. La mayoría de los mensajes genéticos que interesan en bioingeniería están en un rango de los varios cientos a muchos miles de pares de bases.

Ortiz, incluso, fue capaz de transmitir sus mensajes genéticos entre células separadas por un medio gelatinoso a una distancia de más de 7 centímetros. “Eso es una comunicación de muy largo alcance, celularmente hablando”, resaltó. Por esta vía, la Internet biológica podría llevar a estas fábricas de biosíntéticas, en las que colaboran enormes masas de microbios, puedan hacer combustibles más complicados, productos farmacéuticos y otras sustancias químicas útiles.

Con estas mejoras, dicen los ingenieros, la plataforma de comunicación célula a célula podría permitir algún día una mayor complejidad en la programación en tres dimensiones de los sistemas celulares, como puede ser la regeneración de tejidos u órganos.

Referencia: Stanford

Nuevas Placas solares esféricas podrán obtener energía de la luz de la Luna

Ingenieros y Diseñadores de energía solar de Rawlemon crearon esfera de cristal llena de agua capaz de concentrar la luz solar (y la luna) hasta 10.000 veces.

El sistema llamado ß.torics fue inventado por el arquitecto alemán André Broessel. Trató de crear un sistema solar que podía ser incorporado en las paredes de los edificios, a fin de que actuaran como ventanas y generadores de energía. El invento de André Brößel aumenta la eficiencia en un 35 por ciento, permitiendo incluso recolectar energía de la luz reflejada en la superficie lunar.

Por el momento, las unidades construidas no son más que prototipos, y no se ha publicado nada específico sobre costos de fabricación, transporte e instalación

Pero es un pasito más para acercarnos en un futuro remoto a la construcción de esferas Dyson, que captarían toda la energía solar del sistema.

Instacube – Tus fotos de Instagram en un marco digital

Aunque parece que los marcos digitales son algo ya del pasado, hoy en día todo producto relacionado con fotografía se puede volver de nuevo “moderno” y mainstream con sólo añadirle una palabra: Instagram.

Es el caso de esta idea: un “Instacube” que viene a ser un marco digital con un diseño un tanto retro, pero en el cual la curiosidad más interesante es que está pensado para ser usado con fotografías de Instagram y por lo tanto su pantalla es completamente cuadrada.

El marco esconde en realidad algo parecido a un tablet, ya que el dispositivo cuenta con un procesador ARM, 4Gb de memoria, 256MB RAM, una pantalla de 6,5 pulgadas táctil, conexiones wifi y lo que resulta más interesante, está basado en Android así que la evolución del dispositivo estará casi asegurada.

El accesorio es un proyecto Kickstarter esto significa que aún es un prototipo y el equipo de desarrollo está buscando fondos para poder fabricar el equipo. Aunque en realidad ya han alcanzado el dinero que buscaban, aunque aún puedes seguir donando algo de dinero si quieres ser uno de los primeros en contar con uno de estos marcos digitales.

Sprout un lapiz exologico



Sprout
es uno de esos proyectos curiosos que surgen en kickstarter con fines bastante amigables al medio ambiente, se trata de un lapiz comun y corriente que posee en la parte superior una pequeña capsula donde se almacena una semilla que se activara en el momento que  deseches el lapiz en tu jardin con un poco de agua.

El proyecto incluye una oferta de lapices personalizados con un grabado en láser dependiendo de la ocación / evento / empresa … asi mismo las semillas que contienen cada una que puede incluir cilantro, rabano, jitomates , menta o hasta alguna especie de flor.

El proyecto requiere de $25,000 dolares el cual ya supero con más del 50% su meta a tan solo 11 horas de terminar.

 

Bero – un robot Open Source controlado desde android

BERO es un robot  inspirado en el famoso personaje de los dispositivos Google Android, y se controla a través de una aplicación de código abierto y un smartphone con Bluetooth.

Dependiendo del modelo BERO, los robots van a reaccionar a las notificaciones de teléfonos inteligentes y son totalmente programables y personalizables ya que podrán ser activados por voz.

La compañía está ofreciendo promesas de que este robot se venderá en $ 35 o más. Se espera que esté en las tiendas en noviembe, por lo que estaremos pendiente a su lanzamiento.

Enlace | Kickstarter